Luna

 

¿Cómo fue que te conocí recuerdas? A ciencia cierta yo no, pero se que fue de noche… ¿En qué otro momento si no de noche, en ésa época de mi vida?  ¿Quieres que te diga como te imagino, es decir, los imagino? Porque yo no tendría justificación alguna para escribirte algo de no ser por ella, por Donwich: el hada de la noche, de la Luna.

Todo ésto es por ti Luna, por ti he de romper éste silencio necesario. ¿No te has dado cuenta que hace tanto tiempo que no hay nada que valga la pena como para escribir sobre ello? (Dicen que el talento vive en el dolor) Salvo todos esos sueños tuyos de poder cambiar el mundo, no importando donde estuvieras ni que fuera lo que vivieras, creías y sabías que podías cambiar el mundo.

Pero comentaba de Donwich y de ti, como esa imagen de una cruz, una luna y ella viéndote y conversando, pasando esas largas horas a tu lado sonriendo, escuchando esas ideas incomprensibles para varios, casi también para mí. Dándose consejos y conversando de todo lo que les venia a la mente, siendo tan fuerte como un árbol viejo que le sirvió a ella y viceversa, de apoyo para salir de donde quiera que hayan estado, pensado y vivido.

A lo lejos un sombrero de paja y una botellita, un poco de “Té” decías. Tanto que criticaste y mira, terminaste como ellos, eso es malo y me da coraje, tan solo un poco. Aprendí, si bien fue breve el tiempo que compartimos, a que debería de entender las motivaciones de los demás y respetarlas y quererlas. De lo que si estoy seguro es que, de muchas formas viviste a tu manera y también para eso hace falta valor, mucho valor.

Aprendiste y a tiempo, que deberías de cerrar los ciclos y por eso te fuiste tan lejos y nos dejaste prometido que regresarías y mira, nos saliste más cabrón que bonito, no bien estábamos planeando irte a visitar, ya te fuiste sin decir adiós.

No se que venga en los siguientes días, semanas y meses. De alguna forma, teniéndote tan lejos estábamos seguros de que estabas cerca. Pensaba en ésto y aquello para que cuando vengas te sientas mejor, ¿Será que llenaste un hueco? ¿Será que había un espacio listo para ti? ¿Por que de repente duele ésto, que no debiera de ser? O que si…

Me he encontrado pocas personas buenas como tu. En realidad, pocas personas me han ayudado como lo hiciste, porque a lo mejor ni supiste que lo hiciste y entonces por eso quería devolvértelo, ¿será cuestión de simple agradecimiento? Serán las palabras del gran argentino: ” Por extraño que parezca estamos realmente afligidos, jamás podemos oír llorar a nuestra Donwich sin que una congoja infinita nos llene el pecho y nos recuerde cosas de la infancia…”

Te decía que no se que pasará en el futuro inmediato ni las subsecuentes semanas, meses y años. Pero de algo estate seguro que cuando te vea en el firmamento, de noche o de día, serás recordado y no desaparecerás por ningún motivo, puesto que fuiste importante para Donwich y serás importante (en su medida) para la flor y el conejo, solo así no se vive en vano, cuando marcaste el corazón y el alma de muchas personas… y así fue.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s