#ElBuenFin deberá ser el principio.

En nuestro día a día, conocemos personas que son buenas o malas. Por favor, no interpretemos esto como una visión maniquea de la realidad humana. Todos sabemos que ni somos tan buenos, los más buenos, ni tan malos los más malos. Somos, siempre, una recolección de eventos que definen mi propia percepción y la percepción de otros sobre mi mismo, lo que me hace pensar que tal o cual es una persona buena o menos mala, o una mala o menos buena.

Aclarado el tema, entremos en materia con respecto del Buen Fin.

¿Es el Buen Fin una atractiva propuesta de incentivar al mercado interno?

Buen debate, mi opinión: ¡Claro que sí!

Pero no es un SI a ultranza, debería ser un SI bien manejado, les pongo un ejemplo:

Al día de hoy el sujeto X espera una buena oferta para comprar su primera pantalla plana de 42″, en los últimos tres años, ha identificado precios que oscilan entre los MXP$8,000.00 y MXP$13,000.00 pues, dentro de ese rango se encuentran las pantallas que le interesan. ¿Qué motivos tiene para elegir una pantalla dentro de ese rango y no más baratas o más caras?

Lo primero que podemos observar es la importancia de tener claridad en lo que si ‘necesitamos’* y lo que no. ¿Por qué han pasado tres años y no lo ha adquirido, ¿será que no es prioritario? O claro, puede ser un sujeto X muy indeciso.

En la época del Buen Fin, se informó levemente de las posibles ofertas y no encontró nada por debajo de los MXP$9,500.00. Teniendo por antecedentes que dichos equipos en precio de mayoreo están como a la mitad de ese precio, no vio un real esfuerzo de los oferentes, entonces, no la compró pues no parecía tener el precio más bajo de todo el año.

¿Cuántos casos más como éste se dieron durante en Buen Fin?

Muchos. Entendamos que el Buen Fin, su esencia, debería ser que efectivamente hubiera un ‘sacrificio’ de toda la cadena de valor, no solo el productor o el vendedor, sino los transportes, almacenes, servicios de staff, bancos, etc. Que todos redujeran realmente sus costos, poniendo otro ejemplo: estas cadenas que venden en abonos chiquitos, que en lugar de cobrar sus 50% anuales o más por créditos, lo redujeran a un 20% fijo.

Retomando la premisa inicial, sabemos que hay empresarios que realmente están interesados en motivar el mercado interno, otros que lo que desean es motivar un ambiente emocionalmente adecuado para que los consumidores perciban que las ofertas que están tomando son buenas y habrá quien utilicen ambas herramientas a su favor.

¿Quiénes de ellos son los buenos y quienes los malos?

Los buenos, los primeros y los últimos, los malos, los del medio. Todas las empresas están ahí para generar un rendimiento sobre la inversión que efectuaron, de otra forma no serían sustentables, no se generarían empleos, etc. Demos por hecho que segurmente deben de lucrar en su actividad y a lo largo del año deberán de hacer lo que regularmente hacen para obtener los resultados que esperan. Pero en el Buen Fin, aquellos cuyo interés esté puesto en la sociedad y tengan un compromiso con ésta, deberían de hacer un esfuerzo notable en ese día.

¿Cuál es nuestra tarea como consumidores?

Analizar y planear lo que realmente queremos comprar:

  1. Da por sentado que dentro de un año habrá otro Buen Fin. Es un buen negocio, ¿viste los centros comerciales ese fin de semana?
  2. Haz un listado de los productos que realmente quieres adquirir, de preferencia bienes duraderos.
  3. Ve monitoreando mes con mes sus precios y a varias empresas que los ofrezcan y haciendo ahorro para comprarlos.
  4. Define cual será el dinero que asignarás para cada cosa.
  5. Llegando el Buen Fin 2012, el que lo ponga al precio que quieres pagar, cómpraselo al contado, si no lo encuentras, habrás generado ahorro.
  6. Evita ir a comprarlo en el extranjero.

La intención es simple, premia a quienes hacen el esfuerzo de permitirte ahorrar dinero en productos o servicios que no necesariamente son de primera necesidad pero que son buenos para mejorar tu calidad de vida.

El Buen Fin tendrá varios nombres y campañas pero los empresarios comprometidos con nuestro país (que son muchos para nuestra fortuna) deben ser lo que más recursos deberán de obtener (inclusive cuando sean negocios regionales o locales) de éste tipo de iniciativas y relegar a las demás compañías, al cabo de los años, lo que lograremos será depurar, con base en hechos, los buenos y los malos.

La última cosa: Usa Twitter, Facebook, email, blog o lo que sea para recomendarnos los mejores vendedores de tal o cual cosa, así todo podemos trabajar en equipo y aprovechar el Buen Fin al máximo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s