¿A que huele la muerte?

 
Huele a geranios, a gladiolas,
huele a café y a canela,
huele a manzanilla, huele a azares.
Huele a una concha de chocolate,
huele a gardenias y rosas.
 
Pero no es cierto,
la muerte no es ese ser armado,
esa entidad de negro con guadaña,
la muerte no tiene aroma.
Es algo que no existe,
por lo que no puede oler,
pero, se manifiesta.
 
Luego,
sus aromas no pueden ser,
Luego,
si no existe… si no existe.
 
Voy caminando,
estoy a punto de llegar.
Se que estarás ahí.
Apacible, esperando.
Es inevitable ésta pena,
entiendo que no debía oler,
 
Pero tu aroma ha gravado
en mi mente su dolor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s