Un gobierno 2.0…

Hay muchas vertientes para éste asunto del 2.0, a mi se me ocurrió la siguiente, ayer que oía de las terribles estupideces que los gobernadores están haciendo con sus líneas crediticias, y de la cual por cierto, no están excentos los gobiernos federales y demás entidades centralizadas y desentralizadas y como las quieran llamar, las universidades autónomas y demás escuelas.

¿Cómo puedes saber si el dinero está siendo correctamente gastado?

Teniendo un rastreo perfecto de cada uno de los pesos que el gobierno tiene en su bolsa. Sabiendo cómo llegó el recurso y en que se invirtió tal o cual recurso, no etiquetándolo pero si haciéndolo rastreable y público, ¿no creen?

Para la cual nuestro mundo ofrece un sin número de opciones, hablemos de los sistemas integrados, que están disponibles hoy por hoy en nuestro mundo 2.0 y que muy fácilmente se deberían de implementar en los gobiernos federales, estatales, municipales, en la cámara de diputados, en el IFE y en todos y cada uno de los sitios donde el dinero público esté presente.

El modelo sería muy simple:

  1. Debería hacerse una ley orgánica de un equivalente al ‘departamento de IT’ de una empresa, donde se dieran atribuciones, presupuesto y objetivos claros:
    1. A 1 año, todas y cada una de las entidades federales y a 2 años las estatales y municipales deberían de contar con una terminal (en cada sitio donde fuese requerido – caja, adquisiciones, tesorerías, etc.) que tuviera una conexión en tiempo real a un datawarehouse resguardado por ejército, marina, PFP y un comité (elegido por voto popular) que sea quién permita únicamente, la descarga de información. Una especie de bóveda a prueba de todo (hackers de todo tipo incluidos) que resguarde esa información… Se puede!
  2. Esa ley debería de crear éste data warehouse y todas las cosas de seguridad que debieran ser implementadas para tal efecto.
  3. Debería hacerse una etiqueta (como el número de lote en producción) para todos y cada uno de los ingresos (RFC para impuestos, multas, derechos, etc.,) sin excluir ninguno de los ingresos, uno solo no puede dejar de ser etiquetado con esto… Se puede.
  4. Obviamente, yo no podría consultar los pagos hechos por otras personas, pero si los míos propios y los de todas las entidades, sin conocer los RFCs que los pagaron, pero si hubo acreedores (bancos, instituciones de asistencias, etc) esos deberían de tener ése número de referencia y sobre todo, yo podré revisar el origen de todo el dinero. Insisto, si se trata de impuestos, solo puedo ver mis pagos y el volumen grueso de los ingresos… Se puede!
  5. Finalmente, como un inventario de dinero, si quieren arbitrariamente, salvo aquellos casos donde sean recursos que estén forzosamente encaminados a un objetivo preestablecido, deberé de poder ver a quién le tocó los impuestos que pagué.
  6. Aparte de lo anterior, deberé de poder consultar en un WEB diseñado para ello, cuanto gana cada persona y como se le pagó, quien es el proveedor de cada cosa en el gobierno y ver las facturas con las que cobró el dinero que cobró y porqué ese proveedor fue elegido entre otros, también es importante que haya evidencia gráfica (fotografías) de ingresos de bienes y servicios a los almacenes del gobierno, que cada peso tenga un respaldo documental y sea público… ¡Se puede!
  7. Las transferencias a los estados y en los estados deberían de mantenerse los mismos estándares, jamás se violará la soberanía de un estado, pues no se pretende que se les diga en que gastar o dejar de gastar, pero si habría una evidencia de cada peso que ingresa y en que se gasta, así hasta llegar a municipios (inviertan en plantas de luz para aquellos que no tengan buen suministro – gracias a LFC o CFE por su ineficiencia).

El único objetivo que se persigue es la transparencia en el uso de los recursos y, con los instrumentos actuales, poder cuestionar a los gobernadores, presidentes, magistrados, jueces, y demás objetos o recipientes de los impuestos y recursos que son de todos los mexicanos (aunque solo 30 políticos y no se los gasten… ojo hago referencia a Sócrates no a AMLO, pero que coincidencia, del mismo modo…)

Además, que todos nosotros podamos competir por ser proveedores del gobierno, porque si sé a cuanto compró y que ofreció, bien podré yo hacer una oferta pública para que sea tomado en cuenta y así ahorrar presupuestos inútilmente gastados.

En fin, todo lo anterior es tecnológicamente posible… ¿El gobierno quiere?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s