Graduación.

Debo confesar que ésta historia empezó hace casi un año. Fue un todo mezclado con cosas, con diferencias, con referencias, con obstáculos y que finalmente se cumplió. Pero reflexionando, ahora mismo han sido 50 años, quizá más porque fue precisamente hace 50 años que ésta generación se graduó de la Normal por la que han pasado, si no mal recuerdo, 16,000 maestros de diversos sitios del Estado de México a lo largo de 100 años de existencia, y que sí, como fue dicho, han colaborado con el desarrollo social, cultural y económico del mismo.

Inicialmente, todas ellas empezaron con muchos sueños en la vida, con ganas de hacer y dar, pero sobre todo con la necesidad de aprender. ¿Qué tantas historias no se entretejieron aquí? ¿Cuántos caminos, por primera vez y para siempre, se cruzaron aquí?

Después, lo inevitable, ¿qué compartes con un grupo de personas con quien convives todos los días? ¿Qué clase de relaciones aprendes a crear cuando estás con un grupo de gente día y noche? Y esto pasa en la escuela a la que asistieron, quizá tú estuviste ahí porque es probable que seas parte de todos esos egresados y egresadas.

La disciplina y el orden como regla, no hay manera de evitar que alguien logre cambios importantes dentro de un ambiente de éste tipo y no son cambios para mal, al contrario.

Pero es como entrar en una cápsula del tiempo y me imagino esos guantes que una y otra vez vi, cuando niño, guardados entre tantas y tantas otras cosas. Esos vestidos que con tanta pasión y gusto me fueron descritos y esas historias de bailes, de cafés, de libros, de cine, de deportes, de caminar, de frivolidad, de filtreos, de juventud y esperanza.

En ése momento no era entendible la palabra Genoma Humano o tener un dispositivo de bolsillo que te comunicara con el mundo o tomara fotos. En ésa época, lo que si había, era un Fiat 1100, que no lucia como éste:

Pero que sí corría a sus vertiginosos 30 o 40 km/hr por la inhóspita carretera de México a Toluca y luego de México a Texcoco.

¿Cuántas ilusiones no subieron o bajaron por éstas escaleras?

¿Y por ésta otras?

Pero todo debe de tener un principio y un final, aunque aquí no alcanzo a comprender el uno o el otro, ¿Es aquí donde inició?

O es en esa pared, esa leyenda tan de eventos formales y políticos:

¿O aquí?

Dos generaciones sucediéndose, amigas que se encuentran al tiempo para volver a compartir, aunque fuera por un instante, viejas historias con renovados intereses. Pero finalmente, lo único que queda y lo único que cuenta es lo que ellos dicen:

No cabe duda que cada día recibo lecciones de vida, ésta vez el ver como personajes tan distintos se reúnen, después o antes de todas esas historias de vida en una solo imagen. Inicialmente, todas ellas empezaron con muchos sueños en la vida, con ganas de hacer y dar, pero sobre todo con la necesidad de aprender. ¿Qué tantas historias no se entretejieron aquí? ¿Cuántos caminos, por primera vez y para siempre…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s