El frio calor de un helado.

Resulta que investigando por ahí me dijeron que un helado puede representar placer y satisfacción en tu vida. También representa buena suerte y éxito en el amor. Por otro lado, pero un helado sin sabor es desesperanza y decepción. Y si la imagen que viene a tu mente es la de un helado derritiéndose se refiere a la dificultad que tienes por hacer que las cosas que quieres de tu vida pasen.

Si bien, ésa es solo una forma de verlo para mi, los helados representan muchas cosas mas:

La nieve de limón, por ejemplo me recuerda aquellas épocas en las que salía a comprar dicho manjar en el centro de San Miguel Tlaixpan cuando por casualidad, demasiado recurrente para serlo, iba con mis primos o mi abuela a dicho sitio, como olvidar el vasito azul y al mermelada de fresa (o algo parecido a eso), también claro, los que se ponían fuera de la escuela, la primara Netzahualcoyotl, en el centro de Texcoco.

La Vainilla y el Chocolate presentes siempre en esos postres, tantos postres que nos hemos comido en ya muchos y tantos eventos como bodas, graduaciones, presentaciones y etc., pero no olvidemos los sorbetes de mango, fresa, frambuesa y otros tantos.

Pero si hablamos de Sorbetes, como olvidar esos sorbetes de tantos sabores ‘sofisticados’ que sirven en los restaurantes que giran, que están frente a lagos o en medio del bosque o entre piedras, o en todos esos cafés arrinconados o no, alrededor de nuestra ciudad.

Pero eso sí, los alemanes y los italianos ‘dicen’ que se llevan todo consigo en sabor y calidad, y la verdad es que no están nada, pero nada mal.

¿Alguno de ustedes se ha preguntado qué es lo que han vivido con un helado?

Yo recuerdo que de los helados más ricos que he tomado, ha sido en las faldas del Popocatepetl y curiosamente no me acuerdo del todo de su sabor (casi puedo estar seguro de que era mango), pero de lo que si me acuerdo es que buscamos la nieve más limpia posible, la metimos en un vaso y nos medio formamos para que el líder de la expedición nos fuera poniendo un poco de mermelada, hicimos la revoltura y después la comimos on confianza pues por alguna razón, nos explico, ésa ‘agua’ estaba muy limpia, pudo ser o no cierto, pero no me hizo daño y si me gustó mucho. Porque además, recuerdo ese viaje para llegar a las faldas, el albergue.. Pero también recuerdo la otra visita, en la que caminamos y caminamos para tocar las ‘eternas’, no se si así les digan realmente, pero lo que si se es que ése día camine un par de horas por lo menos, para llegar a ellas.

“Una vez comí un helado que era de mango y tenía unos cachitos de caramelo y es el helado más rico que me he comido en mi vida, en Cuba. Pero desafortunadamente, es el recuerdo de una muy mala época en mi vida. Ese sabor era lo único chido en mi vida en ése momento y solo fue una vez en La Habana, a dos calles del malecón, sentada en una mesa de jardín. Me dieron agua de la llave (la única que tienen), me dio asco pero el helado era muy rico, solo un instante, y volteaba a ver las jardineras, la gente, los meseros”… Me dijo otra persona.

“Hace ya como tres meses, fui al centro de Texcoco e iba, como siempre a tomar mi helado, me senté y llegó una señora con sus niños y se puso a platicar conmigo y llegó una amiga y nos pusimos a platicar todos. Platicamos de los niños, de los gustos que tienen para pedir los sabores que les gustan, pidieron paletas de limón, la niña pidió de nuez. Después de una plática muy a gusto, todos nos despedimos y seguimos nuestra vida, después de compartir un momento de tranquilidad y relajación”, me dijo otra entrevistada.

Hice la siguiente pregunta a algunos seguidores de Twtter: ¿Qué cosa importante de tu vida ha pasado mientras comías un helado y de que sabor era el helado?

@AlejandraFigo @Hugo_de_la_O Chocolate…mi enano me dijo mama por primera vez

@IrethTasartir @Hugo_de_la_O Desde niña siempre he sido un animalito de costumbres, así que siempre pedía de Flor de Nata, no existía otro sabor para mi 🙂

Y Facebook:

“jajajajaja pués ya que me acuerdo acababa de comerme un helado de ron con pasas en casa de mi abuela cuando mi mamá llamo a avisarme que había sido aceptada a la universidad nacional”, por parte de una amiga colombiana.

Y resultó que, muy a pesar de que se estuvieran viviendo épocas malas, el tener un exquisito barquillo en la mano, cubierto por una servilleta y ver que se acerca a ti después de haber sido servido por la o el chico de la paletería, tomarlo en tu mano, sentir ese onda de frio que emana de la bola de helado y llevarlo lentamente a la boca después de haber imaginado todos y cada uno de los sabores que poco a poco te fue diciendo el mismo chico o chica de la paleteria y sentir ese frío que poco a poco se va acabando y se convierte en un dulce manjar que hace llegar a tu boca miles de sensaciones o una sola… pero todas son riquísimas…

Un comentario en “El frio calor de un helado.

  1. Hola es muy cierto lo q dices, el helado forma parte fundamental en algunos momentos de nuestra vida, yo acababa de saborear un delicioso helado de fresa, cuando me dijeron q estaba embarazada, el mejor dia de mi vida… años despues estaba deleitandome con un helado de chocolate cuando me visarón q mi hijo … en fin los recuerdos eveces asi se enlazan….

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s