¿Cultura Obesogénica? #mexico #obesidad

Ayer salí a ver a un coachee en el centro de Texcoco. Iba caminando y disertando sobre la manera en que nuestra sociedad se ha vuelto obesogénica. Y si, esta nueva palabra que he escuchado tras oir varios debates y conversaciones de Carmen Aristegui sobre una propuesta para “deschatarrizar” las ya muy desvirtuadas cooperativas escolares. Y me di cuenta de lo bien que le hacemos para generar obesos en éste país:

  1. La terminal de las combis (medio de transporte de risa que aun se mantiene en muchos lugares del país), en la esquina tienda de refrescos, a la vista refrescos de cola y de toronja, fríos en pleno calor, tienda de pollos rostizados (en extremo grasientos), a 100 metros gorditas michoacanas, en la plaza, torterías (mega tortas), taquerías (de a $1 el taco, más o menos, con doble tortilla), sin faltar la gran colección de papas y frituras de maíz de las ya tan conocidas marcas nacionales y transnacionales.

  2. Ya pasando por un lado del mercado, rosticería, mariscos en empanadas (grasa), panadería de maravillosos panes, adentro del mercado, tacos de suadero, longaniza, barbacoa, etc., doble tortilla, con su buena ración de grasas trans.
  1. Caminando, no mucha gente, la mayoría regateándole al del transporte que los deje unos metros más adelante, para no caminar tanto…

Si bien nos lo decía mi abuelo: “Desayuna como rico, come como clase media y cena como pobre”, pero no le hacemos caso (mi familia me refiero). Es muy difícil, no tener un plato fuerte en la mesa cuando estás en la cena, en mi caso, cómo disfruto de una buena pieza de carne asada con su respectiva ensalada y una generosa copa de vino.

El tiempo no pasa en vano, cosa que 4.5 millones de niños mexicanos sabrán más que de sobra en los siguientes años, el metabolismo cambia y algunos de ellos adelgazarán en la adolescencia pero los hábitos no cambiarán, para que no lo olvidemos: “Los seres humanos somos seres de hábitos”.

Claro está, habrá quien diga que existen miles (quizá millones) de niños y gente en general que definitivamente, ni para poder comer tienen, y eso es otro tema, ahorita me encargo de los millones ya citados de niños y padres que permiten y fomentan esa cultura obesogénica. Otra vez, hablo del asunto de la RESPONSABILIDAD de la sociedad, del padre y la madre, directamente.

Pero es mentira que la comida mexicana está para engordar, la que la gente nos pone en los puestos si, esta para engordar, pero habrá mil y un platillos de comida e ingredientes que si los consumiéramos con la regularidad adecuada nos mantendrían sanos.

Y sin embargo, salimos ahí a las calles a exigir que las grandes empresas dejen de vender lo que venden en las escuelas, cierto es que mientras haya demanda habrá oferta y si de libertades hablamos, TU como papa tienes la libertad de educar y permitir que tu hijo compre esas chatarras y las empresas de poner a venta esos productos, pero como es más cómodo que el gobierno venga a poner las reglas, mejor, ni modo que me ponga a trabajar en equipo con los demás padres de familia de la escuela de mi hijo, tendría que dedicarle tiempo y tiempo no es lo que tengo… ¿quién se metió en eso de la maternidad o la paternidad, el gobierno, las empresas o …? Bingo!

La solución la podrá poner el gobierno, pero la verdad con los pocos, que pocos, invisibles pantalones que algunas autoridades y servidores públicos tienen ante las grandes empresas (no estoy pensando que lo que tengan sea una gran ambición por eso de los portafolios llenos de dinero… luego salen en videos o llamadas…), si el gobierno, pero sus tiempos son largos, muy largos y los niños y gente de nuestro país no está para eso, quizá cuando ellos aprueben en lo particular en comisiones, luego en lo general y la presenten a pleno, para votación sea enviada a la otra cámara, se le hagan las modificaciones que se crean pertinentes, la regresen y… bueno que te cuento (same bull shit over and over), ya se nos murieron algunos, mejor empieza por casa, que difícil, ¡pero empieza por casa!

Más vale, si solo venden chatarra, que les prepares tu los alimentos para el descanso y no les des dinero, es más barato, ¿sabías? – “Pero es que no tengo tiempo” dirán… -“Pero es que TU como no tienes hijos…” dirán…

Hábitos… que hagan, que caminen, que se esfuercen, que luchen… porque luego la obesidad no está solo en el cuerpo… ¿Si?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s