¿Has ido a la Central de Abasto del DF?

Pues yo tenía algunos años sin ir y se por buenas y malas fuentes que es un lugar complejo, pero interesante.

Cabe confesar que ando en eso de planear un nuevo negocio, por eso de la diversificación y la mejora continua. Aunque en realidad resultará en una coinversión donde yo llevo la menor parte, pero bueno eso no es lo relevante.

El andar me tuvo que llevar a crear un correcto plan de negocios y todas esas cosas que les digo a mis coachees todo el tiempo. Y bueno, en negocios de éste tipo, como el que pretendemos hacer funcionar, suministros son la base, ¿o cuantas veces has ido a un restaurant y te dicen, ya no hay de esto o del otro?

Y para eso, la fortuna de estar tan cerca y tan lejos de la ciudad de México, pues en éste momento, debería de dirigirme al lugar donde todo mundo se abastece:

Bueno, dentro de éste lugar está todo un mundo de cosas, hay de todo y para todos los gustos y necesidades, dentro de los andenes de dicha central se mueve día con día, millones y millones de pesos. Hay algunos que dicen que, es en éste lugar, donde se fijan los precios de muchos de los productos y víveres que se consumen en nuestro país. Sin dejar de mencionar que es el sitio más importante en Latinoamérica donde se comercializan estos productos.

Pero bueno, más allá de éstas cosas, resulta que la Central de Abastos, más que ser un sitio de comercio, es un mercado financiero donde la oferta y la demanda actúan de manera fabulosa, para desgracia de unos y fortuna de otros, aunque creo que, como muchas cosas en éste país, hace falta una gran cantidad de reglas y formalización para que no se abuse tanto de tantos y tantos productores que con mucho esfuerzo llevan al sitio los esfuerzos de su trabajo y terminan vendiéndolos a precios muy bajos.

Por lo que siempre les recomiendo, antes de llegar a la Central de Abastos, asegúrate que hayas intentado vender los productos en mejores mercados, otros que sean mucho mas rentables, no es por demeritar ni menospreciar las capacidades negociadores de los productores, pero ¿qué capacidad de negociación tienen, si se ponen entre la espada y la pared, ante feroces negociadores que compran y venden camiones completos en minutos? Y lo peor de todo, es que basta con que se cambie de lado del andén para aumentarle entre 30% y 40% a algunos productos.

Luego, un paraje típico de la central de abastos, no sin antes tener que pasar por pasos a desniveles y puentes dentro del sitio, para sorpresa de mi acompañante que, no podía entender que dentro del sitio hubiera tantos y tantos lugares. Es muy interesante ponerte al centro de éstas naves o andenes y comprobar que por mucho que veas de un lado para el otro, pues resulta que lo único que logras entender que estás en uno de cientos lugares donde se vende de todo.

Que decir, el recorrido fue largo y tortuoso y aunque la idea era ver un poco más, resulta que ésta vez no hubo tanto tiempo como el que hubiera deseado. Pero fue mismo en éste sitio que me acordé de mi pasada visita al lugar y el ver como tantas y tantas toneladas de productos se movían. Es impresionante ver bodegas de 400 m2 o 500 m2 llenas de productos como chiles secos, hojas de maíz…

Total que es una gran experiencia que en breve he de repetir, pues aunque obtuvimos alguna información, ésta no es suficiente aún como para poder concluir, sin contar que tengo que andar corriendo de un lado para otro, pues tengo que tomar una decisión en breve. El lugar es tan grande que hasta espacio tienes para perderte dentro de él. Increible.

Es cuando estás en sitios como este que entiendes el concepto de romería, gente de un lado para otro corriendo, ofreciendo, comprando y vendiendo, gritando.. ruido mucho ruido… Pero fue ilustrativo porque no sabía cómo lucían las ancas de rana, ¿tu si?

Bueno, fue un sábado muy fuerte de trabajo e investigación y caminar, caminar y mucho caminar. Y, pues ya que andábamos por la zona, decidimos acercarnos y entrar a un restaurante, de los cientos que hay dentro, de pescados y mariscos, ordenamos un cocktail campechano cada uno y su respectiva cerveza de barril oscura, lo cual no supo a gloria si pensamos que el sol y el calor estaban haciendo estragos en nosotros. Total que el día se terminaba, no sin antes enterarnos del fabuloso resultado de que Ghana había superado al equipo de Estados Unidos, se acabó la visita, era tiempo de partir.

2 comentarios en “¿Has ido a la Central de Abasto del DF?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s